Orientatips

Cuida tus emociones, cuida de ti

Flashback emocionales: qué son y cómo lidiar con ellos

Los flashback, desencadenantes o regresiones emocionales, entendiendo estas palabras como sinónimos, son pensamientos intrusivos. Pensamientos o imágenes mentales que aparecen de repente, sin que podamos hacer algo para controlarlo. ¿Qué característica tienen respecto a los pensamientos intrusivos propios de la ansiedad o la depresión? Que son pensamientos, emociones o reacciones relacionados con una experiencia traumática vivida. Es como si reviviéramos esa experiencia traumática o nuestro malestar asociado a ella.

Ciertos aromas, ruidos, sabores, imágenes, lugares, situaciones o personas pueden crear un flashback. Y este flashback del trauma emocional o psicológico aparece de repente, devolviéndonos la experiencia y sensación de malestar de ese trauma. Por ejemplo, si somos supervivientes de maltrato escolar (bullying) es posible que la risa de un grupo de personas, o vernos en un lugar cerrado, desencadene esos recuerdos traumáticos y nos haga revivirlo. Del mismo modo, si hemos perdido a un ser querido y nos impactó emocionalmente de forma traumática, ciertas personas, canciones, aromas o lugares pueden dar pie a esos flashback emocionales.

A menudo, cuando las personas tenemos un flashback emocional nos sentimos ansiosas, asustadas, abrumadas, enojadas o con un intenso sentimiento de pavor o tristeza. Los sentimientos de vergüenza también pueden sumarse a estas sensaciones. Las dificultades que experimentamos para controlar los pensamientos y emociones mientras revivimos ese malestar traumático son muy desagradables. El hecho de que no sepamos cuándo tendremos un flashback emocional o si, de hecho, lo tendremos nos deja en un estado de incertidumbre que puede llegar a ser verdaderamente angustiante. 

Como si vivir fuera caminar por un campo de minas

Cuando se ha sufrido algún tipo de negligencia, abuso o maltrato a lo largo de la infancia o adolescencia, el flashback emocional puede ser extremadamente doloroso y abrumador. Este trauma no se recordará directamente, porque no fue puntual e identificable. Tiene más que ver con una experiencia viva de aprendizaje emocional y social. En consecuencia, el flashback puede vivirse como una sensación de vergüenza, inutilidad y, a veces, dolor físico.

En estos casos, los desencadenantes a menudo no se reconocen porque las señales ambientales que causan estos flashbacks pueden ser muy sutiles. Debido a que el trauma y los efectos del trauma no fueron claros, los síntomas como los flashbacks son muy difíciles de desenredar y distinguir de la propia vida cotidiana o de la propia personalidad. En ocasiones se tiene la sensación de que puede ser cualquier cosa, en cualquier momento.

Es habitual que personas con flashback derivados de trauma complejo (negligencia, abuso o maltrato) piensen que algo anda mal con ellas. Que están naturalmente fuera de control, que son “hipersensibles” o «demasiado» reactivas.

Hay que tener en cuenta que, en estos casos de trauma complejo (negligencia, abuso o maltrato), los flashbacks emocionales no son imágenes discretas o recuerdos claros como tal. Son más bien estados emocionales abrumadores y respuestas que son muy difíciles de diferenciar de una experiencia “ordinaria” del «yo».

Cómo lidiar con el flashback emocional

Hacer frente a los pensamientos, sentimientos y sensaciones físicas experimentados por un flashback emocional puede ser todo un desafío. El primer paso para hacer frente al mismo es distinguir si se trata de un flashback interno o externo. Identificar esto nos permitirá comprender mejor nuestro flashback emocional y aprender a afrontarlo.

Un flashback interno tiene que ver con nuestros sentimientos, comportamientos y pensamientos personales: soledad, aislamiento, disociación, aceleración del ritmo cardíaco, el nerviosismo… Es decir, aspectos emocionales, conductuales y cognitivos que nos involucran, de algún modo, solo a quien esté viviendo ese flashback emocional.

El flashback externo, por otro lado, generalmente involucra a otras personas, lugares o situaciones en las que puede haber ocurrido un evento traumático. Por ejemplo, un flashback externo puede incluir ir a la tienda y ver a alguien que nos recuerda a una persona relacionada con nuestro trauma, lo que puede hacer que revivamos el evento traumático. O estar en un aeropuerto rodeado de personas, ruidos y movimientos que nos recuerden a ese evento traumático.

Una vez identificado si es interno o externo, podemos crear pequeñas metas funcionales para ir superándonos poco a poco. Por ejemplo, escribir en un cuaderno las situaciones, personas, olores, lugares… que nos desencadenan esos flashback. Identificar actividades que nos generan pavor, ansiedad, miedo o tristeza y que nos limitamos a hacer por temor a sufrir otro flashback. Y, finalmente, plantear esas pequeñas metas funcionales para ir afrontando esos retos emocionales.

La terapia recomendada es la terapia por exposición, y consiste precisamente en esto. En terapia, se hace de forma guiada por un profesional, que orienta, da herramientas y acompaña todo el proceso. Es importante que el profesional sea capaz de ofrecer un vínculo y espacio seguros, donde la persona se sienta cómoda y pueda ir afrontando paso a paso, reto a reto, su proceso de superación.

Ejercicios de atención plena y conexión a tierra

La práctica de la atención plena consiste en permanecer en el presente, no importa si es un minuto o unos segundos. El objetivo es ser consciente de forma activa de lo que vemos, olemos, oídos, tocamos. Ser consciente de lo que sucede a nuestro alrededor, pero sin dejarnos arrastrar por ello. Manteniéndonos en calma. Esto se consigue a través de ejercicios de respiración y reenfocando nuestra atención lejos de pensamientos o experiencias intrusivas pasada. Centrarnos así en el presente puede ayudarnos a prevenir y sobrellevar los flashbacks emocionales.

Del mismo modo, las técnicas de conexión a tierra se utilizan para ayudar a hacer frente a los flashbacks y la disociación. Las técnicas de conexión a tierra habituales incluyen, primero, aprender a tomar conciencia del flashback a medida que ocurre. Y, segundo, elegir una estrategia de conexión a tierra para ayudar a redirigir y reenfocar la conciencia. Las estrategias de conexión a tierra pueden ser muy variadas, desde la atención en lo que percibimos con los cinco sentidos, sostener un cubo de hielo en la mano hasta que se derrita, conectar con los sonidos de la naturaleza, sentarse en un baño con agua tibia, encender velas aromáticas o masticar un chicle.

Dado que la experiencia del trauma o trauma complejo tiene consecuencias que depende de cada persona, es importante dejarnos asesorar por un profesional. El camino de superación se recorre de forma más amable en buena compañía. El campo de minas se ve con mayor claridad y seguridad con las herramientas y la orientación adecuadas.

Cómo saber si he tenido un flashback emocional

Los síntomas asociados a los flashback emocionales pueden ser tanto emocionales como físicos. Entre los síntomas emocionales se encuentran: nerviosismo, sentimiento de estar «abrumado», desapego emocional, ira, malestar general, miedo al rechazo o abandono, disociación o sensación de estar «debajo del agua», evitación de lugares, personas o actividades…

Y, ente los síntomas físicos, encontramos: temblores, corazón acelerado, tensión muscular, transpiración, dificultad para conciliar el sueño, sobresaltos o dificultad para permanecer quieto o dormido…

¿Has tenido alguna vez un flashback emocional? ¿Identificas el desencadenante? ¿Y el evento traumático? Te animo, tanto si es así como si no, que pidas ayuda profesional. Reconvirtamos ese campo de minas en un campo donde cultivar alimento para nuestro bienestar emocional.

¿Cómo estás?

Soy María

Doctora en psicología y pedagoga terapeuta (col. nº1433 en COPYPCV) especializada en gestión emocional y procesos de superación personal. Compagino mi consulta online con la investigación científica en emociones, ansiedad, bullying y sus secuelas.

6 Comentarios

  1. Elisa

    cuando me pasa algo malo me siento como si me pasara todo lo malo del pasado otra vez, me aislo y pierdo la confianza en todo el mundo

    Responder
    • Dra. Maria Beltran Catalan

      Siento que sea así, Elisa. Las heridas emocionales, cuando no han sanado, pueden desbordarnos cuando nos las rozan. ¿Te has planteado pedir ayuda profesional? A veces nos quedamos estancadas en un dolor emocional que se puede sanar. Te envío un saludo amable y cálido con mis mejores deseos, Elisa.

      Responder
  2. Toñi

    Me ha pasado en ocasiones y por regla general al dormir, no se porqué termino reviviendo algo pasado, sentimientos y situaciones donde me encontraba sola y vulnerable

    Responder
    • Dra. Maria Beltran Catalan

      Sentirse sola y vulnerable es una experiencia que puede impactarnos emocionalmente y quedarse grabada en nuestra memoria, marcándonos de algún modo. A veces nuestra historia de vida posterior nos ayuda a integrar esa situación que hemos vivido, pero en otras ocasiones es necesaria una ayuda adicional para poder dejar ese pasado en el pasado. Si solo te vienen flashbacks de forma ocasional y no te generan mucho malestar, no pasa nada, pero si ves que te vendría bien trabajar algún aspecto relacionado, puedo acompañarte en ese proceso en mi consulta online. Te envío cálido abrazo con cariño.

      Responder
  3. Samuel

    Son muchas situaciones donde se producen y es complejo controlarlo sobre todo si el daño ha sido muy fuerte o duradero, comenzando desde la infancia.

    Responder
    • Dra. Maria Beltran Catalan

      Así es… Aunque a veces no se trata de controlar, sino de comprender de dónde viene y qué necesitamos hacer para sanar esa herida que nos duele a través de los flashbacks.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre cómo relajarte en 20 minutos

¿Te sientes estresada, agobiada o angustiada? ¿La incertidumbre te puede? ¿Te cuesta gestionar tus emociones? ¿Tienes dificultades para concentrarte en tus tareas diarias? ¿Tienes un torbellino en la cabeza que parece interminable? 

He preparado esta sesión de relajación guiada porque quiero que relajes tus emociones, cuerpo y pensamientos, y seas más dueña de tu estado emocional, reacciones y decisiones. 

Consentimiento tratamiento datos

You have Successfully Subscribed!

×