fbpx

Cuando conocemos a una persona, intercambiamos números de teléfono, salimos con ella, la conocemos, día a día nos atrae más y queremos pasar la mayor parte del tiempo juntos o juntas. Todo parece ir bien, confiamos en esa persona, en esa relación, en esa mezcla de nervios, expectativas y realidad, hasta que, de repente… silencio.

Sin aviso previo, llega un día en el que la persona con la que te has encariñado, de un momento a otro, no contesta como antes tus mensajes, ya no presta la atención que antes sí te daba, o simplemente desaparece sin dar ningún tipo de explicación. ¿Te ha ocurrido alguna vez? En ese caso, este artículo te interesa. Hablamos de ghosting. ¡Sigue leyendo!

Cuando alguien te deja de hablar sin motivos

Antes de explicar qué es el ghosting, hemos de aclarar qué no es ghosting. Este punto es importante para no confundir una agresión social o emocional, interpersonal, con autocuidado.

  • El contacto cero se da luego de una relación violenta, donde hubo abuso, manipulación, maltrato u otras formas de agresión reiterada. En estos casos es una decisión de autocuidado por parte de la víctima, estableciendo un límite sano al cortar la relación con la parte maltratante.
  • A veces se produce un alejamiento natural en una relación por todas las partes implicadas, en igualdad de condiciones. No hay imposibilidad de comunicación, simplemente la relación va cambiando con el tiempo. Esto tampoco es ghosting.
  • Muchas veces se confunde el ghosting con no aceptar el rechazo. ¡Y nada más lejos de la realidad! Todas las personas tenemos derecho a rechazar un vínculo y comunicárselo honestamente a la otra persona. Ahí reside la diferencia, en el ghosting no hay comunicación honesta antes de cambiar o cortar la relación.

En inglés llaman “ghosting” a lo que en español o castellano sería algo así como “comportarse como un fantasma”. Sucede cuando se da un vínculo que parecía ser muy bonito, sano, agradable para ambas personas, y sin previo aviso una de las partes cambia o corta todo tipo de comunicación y “desaparece”.

Ghosting: una forma de abuso emocional

El ghosting es una agresión social y emocional que no está determinada por el género si es hombre o mujer, pero sí por la madurez emocional y las habilidades sociales de comunicación que posea la persona. La mayor parte de los comportamientos agresivos psicológicamente, como el ghosting, están relacionados con una carencia de competencias socioemocionales o inteligencia emocional.

En concreto, alejarse sin decir nada o dejar de hablar con alguien sin motivo, es decir, el ghosting, se considera una forma de abuso emocional porque…

  • Se ataca la autoestima y el autoconcepto de la persona abandonada.
  • Genera dudas en la persona víctima de la situación sobre su culpabilidad.
  • Hace creer a la persona que no tiene valor.
  • Dañará la seguridad en sí misma de la persona.

Cabe señalar que el ghosting no es exclusivo de las relaciones de pareja, pues puede darse en las relaciones de amistad o entre familiares. Solo es necesario que haya una relación fluida y estrecha donde ambas partes, aparentemente, están bien, y que de repente una de ellas cambie por completo su actitud y presencia en la misma.

¿Sucede ahora más que antes?

Según distintas investigaciones, las redes sociales y las nuevas tecnologías que surgen día a día hacen que este comportamiento sea cada vez más frecuente en las relaciones interpersonales. Una de las explicaciones puede relacionarse a que las redes sociales de algún modo nos permiten hacerlo, ya que simplemente borrar a la persona de tu lista de seguidores basta con apartarla de tu vida. Hace fácil desaparecer sin asumir responsabilidad afectiva.

Razones por las que una persona hace ghosting

Ninguna forma de abuso emocional está justificada; el ghosting tampoco. Y en este punto solo vamos a explorar posibles explicaciones o motivos por los que alguien puede llegar a comportarse de un modo tan negligente y agresivo contra otra persona:

  • Evitar el conflicto y la confrontación. Miedo a enfrentar a la otra persona o generarle malestar/sufrimiento. Existe la creencia de que al desaparecer de la nada va a generar menos dolor en la otra persona, cuando en realidad no es así. La ansiedad social a veces juega un papel importante aquí.
  • Es más fácil desaparecer que hacerse cargo. Al irse sin previo aviso, la persona siente que no está obligada a expresar sus emociones o sentimientos, y tampoco deberá lidiar con la respuesta emocional de la otra persona. No tendrá que asumir las consecuencias de sus actos o decisiones.
  • Negligencia afectiva, ignorando los sentimientos de la persona con la que tiene un vínculo cercano. Falta de empatía y carencia de habilidades sociales. Patrón de comportamiento narcisista.
  • Poco interés real en el vínculo. Hay personas que utilizan a otras personas; las engatusan adaptándose a ellas en todo y, cuando han obtenido lo que querían, descartan a la persona y desaparecen. No apreciaban el vínculo: lo utilizaban.
  • No sentirse capaz de expresar sus emociones, así que se bloquea y se retrae o huye, sin darse cuenta del daño que infringe a la otra persona.
  • Miedo a decepcionar a alguien. Cuando en realidad desaparecer sin dejar rastro es mucho más decepcionante que la honestidad de ofrecer al menos una palabra, una explicación o, al menos, un cierre.

Si lo sufriste, no es tu culpa

Cada una de estas razones tienen que ver con heridas propias que la persona no puede manejar. Entonces siempre la respuesta más fácil es huir, sin la obligación de tener que lidiar con sus emociones ni con las de la otra persona.

Esto no justifica el ghosting, pero esperamos que te sirva, si lo has sufrido, para tener la calma de que no hiciste nada malo, que no fue culpa tuya. Y si se lo has hecho a alguien, deseamos que aprendas un modo más sano, más respetuoso, más digno, de manejar y cuidar tus relaciones.

Qué hacer cuando alguien deja de hablarte

Las consecuencias de que alguien deje de hablarnos de la nada son devastadoras, ya que es una situación de mucha incertidumbre y sufrimiento emocional. Es natural sentirse culpable y caer en una suerte de obsesión por hallar una explicación que justifique la desaparición de la otra persona. “¿Qué habré hecho mal?”, “¿Por qué no habla conmigo?”, “No entiendo qué ha pasado”.

Muchas veces la persona puede sentirse humillada, despreciada y hasta la autoestima se ve dañada. La persona “ghosteada” puede llegar a caer en el aislamiento y desarrollar dificultades para volver a confiar en otras personas o crear nuevos vínculos y relaciones. ¿Te identificas?

10 consejos para afrontar el ghosting:

Si es así, aquí os compartimos 10 consejos para afrontar el ghosting:

  1. Identifica la conducta, ahora sabes el nombre que tiene este comportamiento. No le quites importancia.
  2. Evita pensar los porqués, simplemente muchas veces no hay una explicación. Aceptarlo es difícil, pero necesario y liberador cuando se logra.
  3. Intenta no justificar a la persona que hizo ghosting. Lo hizo y no te lo mereces.
  4. Evita culpabilizarte. Quien hace ghosting es quien provoca una situación disfuncional, y el que lo recibe es un receptor, una víctima, no un culpable.
  5. Permítete sentir las emociones que te vayan surgiendo. No te critiques ni menosprecies.
  6. Sé empático contigo mismo, contigo misma. No pienses que la persona se comportó así por cómo fuiste tú con ella. Quien hace ghosting tiene una dificultad para relacionarse y es una problemática solo de esa persona.
  7. Expresa tus emociones. Busca la forma que mejor se adapte a ti. Escribir o hablar ordena nuestros sentimientos, especialmente si es en un entorno seguro.
  8. Ejercita prácticas de autocuidado. Puedes hacer una lista de las cosas que sientas que te hacen bien. Luego puedes hacer una de ellas cada día, durante diez días. Por ejemplo, alimentarte bien, descansar, hacer ejercicio, juntarte con amigos/as que te aprecian, hacer ejercicios de relajación…
  9. Evita recuperar el contacto con la persona. Ponle límites a tus intentos. Ayuda a tu “yo” del futuro haciendo lo posible por eliminar los factores de riesgo y posibles tentaciones. Este es uno de los puntos más difíciles e importantes.
  10. Si sientes que necesitas ayuda, pídela. Familiares, amigos/as, un profesional de la pedagogía, psicología, trabajo social, puede ayudarte a lidiar con esto. No estás solo, no estás sola… o no tienes por qué estarlo.

Eres importante

Recuperar tu sentido de la identidad desarrollando un proyecto de vida sano e independiente, escuchar y atender de forma sana tus emociones para que la culpa no nuble tus necesidades, y trabajar en un autocuidado y autoconfianza, seguro te harán sentir más fuerte y libre. 

En Oriéntate con María podemos acompañarte tanto grupalmente en nuestro Gimnasio Emocional de María, desde nuestra familia emocional y apoyo mutuo; como en nuestras sesiones individuales.

¿Volver a contactarnos con quien nos hizo ghosting?

¿Qué pasa si vuelvo a hablar con esa persona? ¿Qué pasa si se rompe el contacto cero? Según la mayoría de las personas expertas que hablan de relaciones vinculares desde el campo de la psicología, la mejor manera de responder al ghosting es frenar todo tipo de contacto. Es decir, contacto cero, algo que sabemos que resulta difícil, pero es necesario.

Ser “ghosteado” o “ghosteada” es ya suficiente para entender lo que la otra persona quiere con nosotros/as, cómo nos cuida en una relación. También para asegurarnos qué queremos y qué no queremos en nuestros vínculos.

Hay que tener cuidado porque recuperar el contacto o la relación da pie a que pueda ocurrir lo mismo, lo cual puede llevar a sentimientos mayores de vulnerabilidad, humillación y dolor. Y no te mereces eso.

¿Conocías el ghosting? ¿Lo has sufrido alguna vez? ¿Cómo lo afrontaste? ¿Con qué consejo de los 10 que damos te quedas?

¡Cuéntanos en los comentarios, más abajo!

Descubre cómo relajarte en 20 minutos

¿Te sientes estresada, agobiada o angustiada? ¿La incertidumbre te puede? ¿Te cuesta gestionar tus emociones? ¿Tienes dificultades para concentrarte en tus tareas diarias? ¿Tienes un torbellino en la cabeza que parece interminable? 

He preparado esta sesión de relajación guiada porque quiero que relajes tus emociones, cuerpo y pensamientos, y seas más dueña de tu estado emocional, reacciones y decisiones. 

Consentimiento tratamiento datos

You have Successfully Subscribed!

×